El ir a la playa resulta para muchos sinónimo de diversión, paseos, baños, relajación, sol… Sin embargo no todo el mundo sabe que el agua del mar también aporta multitud de beneficios a nivel físico, mental y emocional. Beber el agua del mar ayuda a equilibrar el organismo, previenen y mejoran algunas patologías, mejora la calidad de la piel y alivia el estrés. Todo esto es debido a que contiene nutrientes esenciales

El mar y nuestro organismo

Si nos paramos a pensar  en la relación del mar y nuestro organismo podemos encontrar varias similitudes. Por un lado el agua del mar es muy similar en composición mineral al plasma sanguíneo donde se bañan nuestras células. Por otro lado, el 70% de nuestro organismo es agua, casualmente la misma proporción que tiene el mar en el conjunto de la Tierra.

En el agua del mar podemos encontrar todos los minerales que son necesarios para el buen funcionamiento de nuestras células. Esto nos puede proporcionar multitud de beneficios para nuestra salud.

El mar como terapia

A principios del siglo XX un investigador francés René Quinton estudió los beneficios del agua del mar para diversas patologías. Fundó junto con el Doctor Jarricot los «Dispensarios Marinos», terapias que utilizaban el agua del mar para tratar los abundantes casos de desnutrición, enfermedades infecciosas y los problemas de piel. Fue entonces cuando surgió lo de embotellar el agua del mar para utilizarla como tratamiento.

Hoy en día se siguen estudiando los beneficios del agua del mar sobre la salud y se utiliza en numerosas terapias.

¿Cuáles son los principales beneficios del agua del mar?

El agua del mar contiene minerales como zinc, yodo, potasio, magnesio y otros oligoelementos que aportan muchas propiedades beneficiosas para la salud:

  • El agua relaja los músculos y favorece a la recuperación de lesiones. Lo que se utiliza mucho para casos de rehabilitación y postoperatorio.
  • Tiene un efecto antibiótico y antiséptico. Ayuda a prevenir infecciones de heridas y a su cicatrización.
  • Mejora y alivia los síntomas en problemas respiratorios. Bañarse en la playa ayuda a eliminar la obstrucción nasal en catarros y en casos de sinusitis, elimina flemas y la mucosidad.
  • Alivia los dolores articulares en los casos de artrosis y artritis.
  • Los minerales que hay en el agua ayudan a mejorar la calidad de la piel. El agua marina exfolia, cicatriza y revitaliza.
  • Pasear por la playa relaja y mejora el humor, previniendo así el estrés y el insomnio.

Beber agua como suplementación es beneficioso para la salud.

  • Se suele recomendar en tratamientos para combatir el déficit de minerales y combatir casos de desnutrición.
  • Combate la gastroenteritis y neutraliza el acidez de estómago.
  • Sus propiedades alcalinas mejoran la salud de los órganos.
  • Mejora los problemas de hígado y riñones.

Es recomendable consultar a un médico antes de utilizar el agua del mar como terapia de suplementación.

Abrir chat